La nueva pesadilla de Wes Craven

By julianalmazan
In cine
jul 23rd, 2012
comentarios
169 Views

Que Wes Craven tiene mucho morro y odia el cine de terror es algo quizás discutible, pero en mi opinión es la mejor manera de definir a esta director que sueña con hacer pelis para adultos y está atrapado en el indigno mundo del cine de sustos.

En 1994 este señor estaba fuera de juego. Después del megaéxito que tuvo diez años atrás con Pesadilla en Elm Street (saga en la que reincidió en la tercera entrega), había ido dando tumbos por las carteleras con intentos de hacer terror más serio (La serpiente y el arcoiris), plagiarse a si mismo (Shocker) o hacer terror de arte y ensayo (El sótano del miedo). Él soñaba con hacer pelis con Meryl Streep (algo que conseguiría unos años más tarde, aunque eso es otra desgraciada historia), pero la industria le seguía asociando a las pelis de Freddy Krueger.

New Line ofreció al bueno de Wes escribir y dirigir una nueva entrega de la serie, la que sería la ¡séptima! Cualquier director de cine rehusaría ante la posibilidad de ponerse al mando de la ¡séptima! entrega de una saga que hubiese creado y que llevara años en manos de otros empleados de la industria. Pero Craven no tiene escrúpulos y accedió a dar forma a una nueva entrega de la franquicia después de una insatisfactoria sexta parte en la que Freddy Krueger era finiquitado al parecer para siempre jamás.

¿Y cuál sería el planteamiento de esta nueva película? ¿Cómo resucitar de manera creíble a Freddy Krueger? ¿Cómo hacer una película que sea algo más que la (repetimos) ¡séptima! aventura de un psychokiller que a estas alturas estaba bastante pasado de moda? Wes Craven optó por la autorreferencia y escribió una historia de “cine dentro del cine” protagonizada por Heather Langekamp, la misma chica que lideró el reparto de la Pesadilla en Elm Street original y que en  esta película se interpreta a sí misma.

Heather vive en Hollywood con su marido, que se dedica a los efectos especiales, y con su hijo pequeño, interpretado por el totalísimo actor infantil Miko Hughes (Cementerio viviente). La ya casi señora lleva unas semanas acojonada porque además de unos violentos terremotos(que se incluyeron en la película porque hubo terremotos reales durante el rodaje), está teniendo pesadillas nada menos que con Freddy Krueger. Su vida transcurre entre trabajo en series de TV, el cuidado de su familia y alguna aparición especial en TV junto a Robert Englund para perpetuar la memoria de la película que la lanzó a la fama.

A los veinte o treinta minutos de metraje, Heather es llamada a las oficinas de New Line Cinema donde los productores reales de la saga Robert Shaye y Sarah Risher le proponen participar en una nueva película de Pesadilla en Elm Street que Wes Craven está escribiendo. Heather no está muy segura de aceptar y vuelve  acasa sin dar una respuesta.

Los sueños con Freddy Krueger se intensifican, y en uno de ellos el marido de Heather, que trabajaba en secreto en el diseño del nuevo guante de Freddy, es asesinado. La desafortunada actriz se viene abajo, pero no sabe el infierno que le espera cuando descubre que su hijo también tiene pesadillas con Freddy. Como no sabe a quién recurrir, visita a Wes Craven el cual le comunica que Freddy Krueger es la encarnación de un antiquisimo demonio que hasta ahora estaba recluido en las películas de Pesadilla en Elm Street, pero que, al haber finalizado la saga está libre y es mucho más peligroso que en la ficción. La única manera de detenerlo es rodando otra película. Y se queda tan pancho el tío.

Hasta aquí la película tenía cierto interés, ya que era divertido ver la trastienda de las pelis de Freddy, comprobar lo quemada que estaba Heather con su fama, o lo contento que estaba Robert Englund de haber sido Freddy. Sin embargo, la segunda mitad de la película es una ridícula parodia de lo peor de lo peor que hemos visto en las secuelas precedentes. El terror brilla por su ausencia y lo único destacable es lo bien que lo hace el pequeño Miko Hughes, que borda su papel de niño demente y está espléndido en la escena en la que Freddy le acorrala en una caldera. ¡Para comérselo!

About "" Has 1274 Posts

Life in plastic is fantastic

Comentarios

  1. Risingson dice:

    Qué amable eres con la peli. Yo la considero una puta mierda por la pedantería con la que trata tal material de derribo. La peor de la saga junto con el remake. Y sí, me acuerdo perfectamente de la sexta.

  2. TB97 dice:

    Así de primeras parece muy Bergman!

    1. julianalmazan dice:

      :)

  3. Es la única que me falta en DVD y es por algo…

  4. Ander dice:

    Nada, repito: NADA, NA-DA es más infecto que la sexta película de la saga.

    Esta me gustó mucho. Solo me pareció cutre el mundo de los sueños, los FX finales, ese Freddy intentando comerse al peque… El resto: una joya del cine dentro del cine.

    Y me quedo taaaaaaan anchoooo.

    1. julianalmazan dice:

      ¡Aquí paz y después gloria!

  5. […] Wes Craven odia el cine de terror, a pesar de que es su medio de vida. Vida que se ha pasado intentando salir de este asqueroso negocio, sin éxito. Con esta nueva pesadilla trató de distorsionar de manera irónica y madura a Freddy Krueger, el mayor mito del cine de terror moderno que él mismo había creado veinte años atrás. Logró firmar una película pretenciosa y aburrida en la que, de todo el conjunto, destacaba Miko Hughes, un actor infantil que borda su papel en esta secuela infecta. Podéis leer aquí la reseña que hice de esta peli hace algún tiempo. […]

  • Síguenos en Twitter

  • Síguenos en Google+