tele

Mega Python vs. Gatoroid (Tiffany vs. Debbie Gibson)

MEGA PYTHON VS. GATOROID

Las películas de The Asylum suelen caracterizarse por ser bastante aburridillas y no dar nada de lo que prometen en sus espectaculares trailers y carteles. Esta productora está especializada en el genero explotation de toda la vida pero con un descaro que no es normal en los precedentes de esta corriente cinematográfica. Últimamente los chicos de The Asylum se han aficionado a producir tv movies protagonizadas por animales gigantes, desde el éxito de Megashark vs. Giant Octopus, cuyo tráiler se coló en 2009 en la lista de los diez más vistos de Youtube.

La peli que nos ocupa, Megaphyton vs. Gatoroid, va más allá que sus predecesoras, y además de enfrentar a los bichejos que lleva en su título, nos ofrece un combate a muerte entre dos ex -estrellas del pop adolescente de los 80: Debbie Gibson y Tiffany. Debbie interpreta a Nikki, una ecologista que viaja a los Everglades, una zona pantanosa de Usalandia, para liberar a unas serpientes pitón que están encerradas en un laboratorio. Por alguna razón que no queda explicada las pitones son enormes y según avanza el metraje del telefilme, van creciendo más y más.

La sacrificada ecologista pronto se enfrentará a Terry, la guardia forestal interpretada por Tiffany, que cree que es la dueña de los Everglades y que nadie debe interferir en sus pantanos. El drama se desata cuando el novio de la guarda forestal es devorado por las serpientes y es entonces cuando la furia de Terry se desata y se lo toma como algo personal. Las serpientes deben ser destruidas, y para ello no se le ocurre mejor idea que alimentar a los cocodrilos del pantano con pollos a los que ha inyectado un nuevo tipo de esteroides que hace efecto muy rápidamente.

Pasan seis meses y los Everglades se encuentran infestados de bichos gigantes, entre las megaserpientes y los supercocodrilos allí ya no se puede estar tanquilo. Debbie y Nikki se han convertido en superenemigas y protagonizan varias peleas a lo largo del filme que son antológicas. Lo mejor de esta película es que no es nada aburrida. Este tipo de productos suele entrar en punto muerto cuando no hay bichos de por medio, pero yo me atrevería a asegurar que las partes sin reptiles son mucho más divertidas en esta ocasión.

Si has sido fan de Tiffany o Debbie Gibson vas a disfrutar con las puyitas que se hacen entre ellas, e incluso autorreferencias a sus canciones del pasado. Claro, que tampoco podemos dejar de lado a las serpientes y a los cocodrilos. Sus escenas también son muy divertidas y escapan a la lógica. Los animalitos cambian de número y de tamaño de una escena a otra, y la parte en la que llegan a la ciudad es totalmente delirante. Incluso los chicos del Asylum se permiten gastarse una pequeña bromita a sí mismos y vemos como una de las serpientes alcanza un dirigible del cielo con el logo de The Asylum.

No podéis pasar la oportunidad de ver esta película. La diversión está asegurada, y el final de dimensiones épicas llenará vuestros ojos de lágrimas.

Previous ArticleNext Article
Julián Almazán es un entusiasta de la cultura pop.

Es fundador de sitios web como Lamesacamilla.com o Teenagethunder.com.

Ha publicado varios tebeos: Vergüenza Ajena, Marica tú, Madonna no existe, y Los ángeles de María y el rescate del brazo incorrupto de Santa Teresa.

Es el editor de las publicaciones Fanzine para Chicas y Maricas y Trueno.