cine

Lifeforce… ¡Vampiros del espacio!

lifeforceok

Lifeforce es uno de esos clásicos inclasificables que por alguna razón ha caído en el más absoluto de los olvidos. Esta película de 1984 fue estrenada por todo lo alto por la Cannon, una productora de serie B que ansiaba hacerse un hueco entre las grandes y que para ello puso todo su empeño en que esta película pareciese una serie A. El guión es de Dan O´Bannon (Alien), la música nada menos que de Henry Mancini, y el responsable final fue Tobe Hopper, que venía de “dirigir” Poltergeist.

La historia es bastante curiosa. Un transbordador espacial que viaja hacia el Cometa Halley descubre que en la cola de este cuerpo celeste se esconce una enorme nave espacial con forma de aguja. Los astronautas se aventuran dentro de este ingenio extraterrestre, y allí descubren tres ataúdes  de cristal con una chica y dos chicos desnuditos. Estos seres están custodiados por unos murciélagos gigantes que parece que están durmiendo.

La tripulación decide llevarse a estas tres personas y a uno de los murciélagos hacia la Tierra. Pasan treinta días y la nave aterriza en nuestro planeta, pero con ningún signo de vida a bordo. Todos los tripulantes están muertos. Además presentan un aspecto bastante feo, muy arrugados como si tuvieran 130 años.

El caso es que en la base de investigaciones espaciales donde se recogen los restos de la nave, deciden investigar los tres cadáveres extraterrestres. Cuando van a hacer la autopsia de la jamona tetuda, ésta se despierta y absorbe una especia de energía azul que sale de uno de los médicos. ¡Es una vampira de energía vital!

La vampira desnuda abandona la base y se lanza a las calles, donde se va alimentando de todo lo que puede. Una de sus víctimas es nada menos que Patrick Stewart, que en 1984 ya tenía el aspecto de un señor de sesenta años. A partir de este punto la cosa se convierte en una mezcla de thriller de ciencia ficción, peli de vampiros y peli de zombies.

La verdad es que hacia la mitad la película es un poco rollo-aburrimiento, pero os recomiendo encarecidamente su visionado porque estéticamente es una maravilla. Los efectos especiales son muy muy buenos, artesanales totalmente y, resulta escalofriante lo realistas que quedan. ¡Todo parece de verdad! Los maquillajes de las víctimas a las que se les arranca la fuerza vital son tremendos, creo que no se ha visto nada parecido en ninguna otra película. Parecen de tebeo, en el mejor sentido de la expresión.

Los pobrecitos productores Menahem Golan y Yoran Globus querían hacer un producto digno que se convirtiera en el gran clásico de la ciencia ficción de la década de los ochenta. Desafortunadamente para ellos no cumplieron su propósito, aunque a nosotros nos han dejado una película de serie B bien chula y digna.

lifeforce

¿Y lo que hubiese molado con este título?

Previous ArticleNext Article
Julián Almazán es un entusiasta de la cultura pop.

Es fundador de sitios web como Lamesacamilla.com o Teenagethunder.com.

Ha publicado varios tebeos: Vergüenza Ajena, Marica tú, Madonna no existe, y Los ángeles de María y el rescate del brazo incorrupto de Santa Teresa.

Es el editor de las publicaciones Fanzine para Chicas y Maricas y Trueno.

3 Comments

  1. Yo de pequeño fui con mi hermana y su novio al cine de carabina y la jugada les salió perfecta porque vi las instantaneas que adornaban el hall del cine Avenida de Alicante y salí aterrorizado por patas…

    Años después me armé de valor y la consegí ver y me pareció muy, muy disfrutable. Y algo me dice que ha envejecido bien…

  2. Buenas tardes.
    Adoro esta película, y nunca había olvidado la escena cuando van a informar al presidente de gobierno. Éste durante la reunión les dice que les debe dejar solos un momento porque tiene que ver a la secretaria que está en la otra habitación que le tiene que pedir algo y se la zampa.
    Además le da mucha vidilla a la película que los vampiros tengan un tiempo para comer o explotan.
    Que tengas buena semana.