música

The World of Liberace, el documental

liberace

Liberace fue un excéntrico pianista que se hizo inmensamente rico y popular en Estados Unidos durante la segunda mitad del siglo XX por sus exageradas interpretaciones de temas populares e incluso sus atrevidas versiones de composiciones de música clásica. Fijó su residencia artística en Las Vegas y entre 1950 y 1970 fue el artista mejor pagado del mundo. Se distinguía del resto de pianistas del mundo por su sentido del espectáculo y su cercanía con el público.

liberace-book

Un tipo discreto

De su vida privada se supo muy poco hasta que falleció en 1987. No obstante Liberace era un exhibicionista de su barroco estilo de vida y de ello dejó constancia en numerosos programas de TV y vídeos promocionales como por ejemplo  The World of Liberace, un documental realizado en 1972 por Tony Palmer.

The World of Liberace es un documental crudo, sin narrador, en el que vemos a Liberace en el escenario dándolo todo para su entregado público. En la primera escena le vemos vestido de Majorette. Y a partir de este punto todo va para arriba y es cada vez más exagerado y bizarro. Y es que es un tipo tan generoso con sus fans que el meollo de este documental es que podemos visitar algunas de las casas que el pianista posee por todo el país. Y de paso contemplar su peculiar estilo de vida. He aquí algunos ejemplos de lo que se puede ver:

-Lo primero que nos muestra Liberace es su vestidor, lleno de trajes hechos a medida para él y diseñados según sus indicaciones. Él mismo confiesa que tiene tantos problemas de peso que siempre manda que le hagan sus trajes tres veces, con tallas diferentes: delgado, gordo e imposible.

-Nos adentaramos en otra de sus mansiones. En la zona de la piscina se hacen fiestas, y para que en invierno los invitados no pasen frío, hay calefacción escondida entre los árboles.

-El artista sufría de síndrome de diógenes Kitsch. Estaba continiamente comprando lo que él consideraba piezas de arte. Y algunas eran realmente valisosas, como un escritorio de Luis XV. Confiesa que se siente oblgigado a comprar estas piezas para que puedan tener una existencia feliz todas juntas.

-También es notable su colección de pianos y candelabros, que eran sus señas de identidad a la hora de salir a escena.

-Otra de las filias de Liberace era recolectar objetos religiosos de iglesias abandonadas, los tenia todos reunidos  en la habitación de una de sus casas, un lugar que años antes había sido un pequeño hotel.

-Liberace estaba obsesionado con la fama y trascender después de su muerte. A pesar de ello, era muy consicente del tipo de artista que era y se reía de sí mismo constantemente.

-En una ocasión estuvo a punto de morir debido a una intoxicación que sufrió debido a las sustancias que se usaban en la tintorería que limpiaba sus trajes, y como creía que iba a morir, gastó tres cuartos de millón de dólares en regalos para sus amigos y familiares. finalmente se recuperó de esta dolencia.

Lo más triste de este documental, es que, salvo una escena en la que recibe una visita de su madre y sus hermanos, el pobre Liberace siempre está solo. No hay ni rastro de los amigos con los que se supone que está realizando fiestas a todas horas. En 2013 se realizó una película protagonizada por Michael Douglas en la que se contaba cómo era la auténtica vida de Liberace, pero eso es otra historia…

 

Puedes ver este documental en Filmin.es

Previous ArticleNext Article
Julián Almazán es un entusiasta de la cultura pop.

Es fundador de sitios web como Lamesacamilla.com o Teenagethunder.com.

Ha publicado varios tebeos: Vergüenza Ajena, Marica tú, Madonna no existe, y Los ángeles de María y el rescate del brazo incorrupto de Santa Teresa.

Es el editor de las publicaciones Fanzine para Chicas y Maricas y Trueno.