Libros, Lo más Teenage Thunder, Migoyadas, Noticias, Opinión

MIGOYADAS: La Bella con Vello

barbashome

logomigoyadas

LA BELLA CON VELLO

Por Hernán Migoya

barbas01

La escritora Pilar Pedraza me ha deslumbrado con otro de sus irreprochables ensayos, escrito en 2009 y que pareció presagiar la victoria de Conchita Wurst en Eurovisión, un lustro después. Venus barbuda y el eslabón perdido (Siruela) es un hermoso repaso a la historia e historiografía de las mujeres con barba (éstas sí, legítimas) y la relación entre el pelo y la transgresión de lo tradicionalmente considerado como “femenino” a que nos induce.

barbasconchita

Es cierto que para un vil heterosexual como yo no hay nada más perturbador que encontrarse frente a mujeres con pelos en lugares inesperados, ya sea el mentón, un seno o en la garganta internalgar. Más allá del travestismo e incluso la transexualidad (al fin y al cabo, la feminización siempre agrada socialmente, por artificial que sea, dado que en muchas féminas TAMBIÉN resulta artificial), el hirsutismo femenino continúa siendo el elemento que más nos incomoda a los hombres con práctica hetero, por lo que resulta muy sana su exposición y hasta su uso rompedor como provocación contra los roles establecidos. Hasta que las fronteras entre determinismos sexuales se difuminen de una vez y dejemos de preocuparnos por lo que somos o reprimimos.

barbas02

Venus barbuda y el eslabón perdido contiene un buen montón de historias reales que merece la pena conocer: esa Faraona Hatshepsut que era representada siempre con una barbita de quita y pon; pasando por la alucinante Santa descanonizada en 1969, la española Librada; pero las crónicas más apasionantes son las referidas a los casos de mujeres afectadas (hasta ese verbo es discriminador) por el Síndrome de Ambras Hipertricosis, un desorden hormonal mixto que genera el vello característico de las mujeres barbudas.

barbas03

Aunque la trayectoria de Julia Pastrana también tiene lo suyo (¿cómo no va a ejercer fascinación la vida de esta mexicana pilosa que hubiera hecho la delicia visual de Tiziano Ferro?), dado que llegó a casarse con su mánager, quien no se conformó con exhibirla viva, sino que a la muerte de su esposa la embalsamó y siguió mostrando sin pudor… la esencia romántica se termina inclinando del lado de la pequeña Krao, expuesta sin piedad desde su infancia como el “eslabón perdido” de Darwin por su padre “adoptivo”, El Gran Farini, quien la recibió de manos de los Reyes de Birmania.

barbas04

Las imágenes de Krao son de una dulzura incomparable y despiertan esa empatía humana que por suerte desmantela cualquier “reafirmación del yo ‘normal’ -puagh- frente a la otredad -doble puagh-” que quiera esgrimir el más intolerante observador. Cuántas emociones habrá escondidas entre tanto pelo para ser deshilachadas en incontables ficciones.

barbas05

El ensayo se completa con un análisis de películas con mujeres animalizadas como personajes centrales, desfilando bajo el ameno y certero bisturí de Pedraza títulos tan queridos por mí como el mágico La mujer pantera de Jacques Tourneur, el poético En compañía de lobos de Neil Jordan y el arrebatador Ginger snaps del canadiense John Fawcett. Además, se acuerda de mencionar la extraordinaria miniserie de TV Un ángel en mi mesa, de la demasiadas veces desdeñada Jane Campion, una directora que en sus filmes expone a la mujer tal cual, con naturalidad y desprendida de convenciones masculinas, al tiempo que mira la guerra (y paz) de los sexos de frente y, lo que es todavía más meritorio, filma sus efectos mejor que nadie.

Pilar Pedraza acaba de lanzar otro ensayo de elocuente título, Brujas, sapos y aquelarres (Valdemar) que espero caiga pronto en mis manos.

 

barbas06

Previous ArticleNext Article