Todo un descubrimiento para los españoles, recién salidos de la Transición, todavía era muy morboso ver en la tele conceptos como adulterio, divorcio, asesinatos, negocios sucios… los personajes de estas series de lujo y poder eran malos y no recibían castigo, eran más bien los buenos los que se llevaban todos los palos.

dallasokDallas

Fue el primer gran serial que llegó a nuestras pantallas, aunque fue todo un fenómeno social su estreno, todo se fue al garete porque a partir de la segunda temporada la serie paso a ser emitida por la televisión catalana, y el resto de los españoles fueron privados de esta maravilla.

Esta serie fue la que más duró de todas, y en su demente currículum cuenta con la jugada argumental más delirante de la historia de la TV. Después de morir Bobby Ewing, uno de los personajes más queridos de la serie, los fans exigieron su retorno.

Pero había pasado un año desde aquella muerte, y no se les ocurrió mejor solución a los guionistas: Todo lo que había sucedido desde la muerte de Bobby había sido un sueño: El personaje de Pamela había soñado una temporada completa de capítulos de Dallas!!!

FalconCrestokFalcon Crest

La serie más popular del género.

Tenía una ventaja: se emitía diariamente durante la sobremesa, y absolutamente todo el mundo la veía. El ambiente de esta serie era mucho más distendido y libertino que sus competidoras.

Angela Channing era una abuela manipuladora y bastante arpía que dirigía unos viñedos y controlaba las vidas de todos los habitantes del Valle de Tuscany. En España se siguió con verdadera pasión .

Ya hubiesen querido los del «Gran Hermano» haber tenido a tanta gente pendiente de ellos.

 

DynastyokDinastía

Era la serie más lujosa y glamourosa de todas. Transcurría en un mundo ultrasofisticado, todos los personajes eran educados y de buena familia, no como los de «Dallas «y «Falcon Crest» , que eran algo rurales.
En «Dinastía» nació el personaje pop más importante de la década de los 80: Joan Collins, estrella del cine de serie B de los 60 y 70, se reinventó en los 80 con el personaje de Alexis Carrington Colby Dexter Morrel, una malvada mujer de negocios que debía haber sido la bandera del movimiento feminista, y acabó como icono gay intemporal.

The-ColbysokLos Colby

Fue una secuela de corta vida de «Dinastía», pero merece que la reseñemos porque llevó hasta el límite las leyes de la lógica de las teleseries, y cerró su último episodio con la abducción de la protagonista femenina por parte de unos extraterrestres.

Además el reparto estaba encabezado nada más y nada menos que por Charlton Heston y Barbara Stanwyck, dos mitos de la edad de oro de Hollywood.

El legado de estas series sigue más presente que nunca. Dallas ha vuelto con éxito a la TV por cable, y hay más dramas familiares que enganchan a las audiencias como Revenge, aunque la serie que más rompe los audímetros y debe mucho a estos culebrones es Juego de Tronos.