cine, Lo más Teenage Thunder, Videoclub

Boxing Helena / Mi obsesión por Helena

boxing_helenaPOSTERhome

Hoy parece que nadie se acuerda ya de Boxing Helena/Mi obsesión por Helena, pero lo cierto, es que, casi como el póster de la película aseguraba, esta fue una película que dio bastante que hablar a comienzos de los noventa.

En aquel momento había un subgénero que estaba muy de moda: el thriller erótico. A la gente le encantaba ir al cine a ver películas en las que actores como Kim Bassinger, Michael Douglas o Sharon Stone fingían tener sexo ante las cámaras. Si además a estas películas le añadías algún crimen o un poco de suspense, prácticamente tenías asegurado un taquillazo.

Jennifer Chambers Lynch, la hija del reputado director de cine y TV David Lynch, decidió debutar como directora de cine en cuanto leyó el guión que Philippe Caland había escrito con la intención de que alguien llevase una morbosa idea que había tenido a la gran pantalla.

La película se puso en marcha en 1992, pero hubo bastantes problemas para elegir a la actriz principal que interpretaría a la Helena a la que se refiere el título de la película. Madonna fue una de las actrices contactadas para este papel, pero la ambición rubia no aceptó la propuesta. La siguiente en la lista era Kim Bassinger, actriz que por aquel entonces estaba en la cima. Bassinger aceptó la oferta y firmó el contrato, pero al poco tiempo se arrepintió y decidió no rodar la película.  Como consecuencia de esta decisión, la reputación de Kim Bassinger cayó por los suelos y le costó varios años volver a ser considerada por los directores de casting ¿Qué tenía el guión de esta película que tanto espantó a Madonna y a Kim Bassinger?

boxinghelena02ok

Boxing Helena se estrenó finalmente en 1993. Los protagonistas eran Julian Sands, un actor rubio y de pelo largo que se hizo algo popular con su película Warlock, y Sherilyn Fenn, una actriz que venía de triunfar en la TV de la mano de David Lynch con el personaje de Audrey en Twin Peaks.

Nick Cavanaugh es un cirujano bastante maniático y raruno que, después de un polvo de una noche, ha quedado prendado de su casi vecina Helena. Nick  vive en una gran mansión que acaba de heredar y hasta tiene una novia formal, pero una noche que se va a hacer footing antes de cenar se acerca a casa de Helena y la espía subida en un árbol. Allí descubre que Helena está practicando el sexo con un tipo desconocido (nada menos que Bill Paxton con el pelo largo). Nick cree que va a morir de los celos.

Dispuesto a conseguir el amor de Helena, el cirujano monta una gran fiesta en su casa a la que invita a Helena. La invitada es bastante desagradecida. Primero monta un numerito bañándose en ropa interior en la enorme fuente del jardín y luego se liga a uno de los amigos de Nick.

Al día siguiente Helena llama a Nick para decirle que se ha dejado el bolso en su casa y que por favor se lo lleve al aeropuerto, ya que se va a marchar a aquel país para encontrarse con uno de sus amantes. Debido a una treta de Nick, que está realmente obsesionado con Helena, la exuberante mujer acaba en casa del loco doctor, y cuando trata de marcharse de allí es atropellada por un automóvil.

boxinghelena03ok

Cuando Helena despierta, descubre horrorizada que… ¡no tiene piernas! Nick tuvo que hacerle una operación a vida o muerte en su propia casa para salvar su vida, y no hubo más remedio que amputarle sus extremidades inferiores.

Nick ha conseguido su objetivo: poseer a Helena. Ya nunca más saldrá de su casa, y ella depende totalmente de él para sobrevivir. Nick la viste y la alimenta, y hasta le ha construido una especie de altarcito donde la venera.

boxing_helenaPOSTERok

No obstante Helena sigue dominando la relación y está constantemente gritando, insultando y humillando al cirujano calzonazos. El tipo es impotente o al menos lo fué la noche que tuvo sexo con Helena.

La relación entre ambos se irá enturbiando. Entrarán otras mujeres para practicar sexo con Nick mientras Helena les espía. La situación se hace insostenible y finalmente el cirujano decide amputar los brazos de su amada para tenerla dominada completamente.

¡Todavía pasan más cosas, pero ya no te destripamos más la película!  Mi obsesión por Helena es un entretenimiento inofensivo, noventero a más no poder, lleno de canciones que se llevaban en esa época y con un montón de escenas que supuestamente son de alto contenido erótico pero que dan bastante vergüenza ajena. Una película curiosa, zafia e hipnótica.

Previous ArticleNext Article